Un error ocurrió al validar

Respuesta abierta. El Escorial y San Lorenzo

2014.12.05 14:22 miguel_perales Respuesta abierta. El Escorial y San Lorenzo

[Sirva también de respuesta al mensaje http://www.reddit.com/podemos/comments/2o3rqx/cuidad_el_intrusismo/]
Una vez calmados un poco los ánimos que este tipo de procesos conlleva y que, en caliente, nos llevan a cometer errores sin la debida meditación previa, creo que me siento obligado a aportar mi punto de vista sobre el desarrollo de la pasada Asamblea del Círculo Escoriales para avalar las candidaturas a los procesos municipales de Podemos San Lorenzo y Podemos El Escorial. No se trata de estudiar la manera de cambiar las palabras para expresar de manera "políticamente" correcta las emociones que he sentido este último fin de semana, sino de eliminar por completo cualquier tipo de descalificación impulsiva e injusta hacia los compañeros que están al otro lado, si es que en algún momento ha habido otro lado. Tampoco por acogerse a ningún código ético ni manual o reglamento sino por propia conciencia y convencimiento de lo que supone defender unas ideas frente a otras sin sobrepasar ciertas líneas. Esa misma consideración que creo no haber recibido y que, muy a mi pesar y el de tantos otros, seguiré sin recibir por un tiempo.
Esta reflexión (siento que pueda resultar excesivamente larga) se hubiera limitado a dar la tabarra a mis familiares y amigos más cercanos si no se hubiera dado una circunstancia detonante para hacerla pública: la publicación de ciertas apostillas o comentarios en el Acta de la Asamblea del Círculo (29/11/2014) en la que se avalaron todas las candidaturas presentadas, incluida la mía.
El aval de la candidatura de Miguel Perales es cuestionado porque dice dice seguir perteneciendo al partido político Acción Plural, al que no piensa renunciar hasta que no acabe su ciclo, si no es por causa mayor. También se le cuestiona por motivos éticos, dado su comportamiento ante este círculo, ya detallado en otros informes. La primera votación para validar su candidatura se resuelve con 16 votos por el no aval, 14 por avalar y 2 abstenciones. Se realiza otra rueda de debate y se vuelve a votar, dado que 2 votos no suponen una diferencia a tener en cuenta, en este caso. Esta segunda votación se resuelve con 19 votos a favor, 12 en contra y una abstención. Se pide que conste en acta que los cambios de voto se han producido para poder seguir avanzando y no por haberse resuelto las desconfianzas.
A lo que hay que unir que, en los últimos días, se vienen dando algunas actitudes de varias personas relacionadas o no con el Círculo, principalmente en las distintas páginas y grupos de Facebook que justifican aún más este escrito.
Dichos comentarios abundan más en el interrogatorio exhaustivo al que me vi sometido para defender el aval de mi candidatura, al margen de cualquier tipo de discusión sobre los contenidos, ideas y propuestas del documento que la sustentaban, puesto que se acaba de presentar, al igual que las del resto de candidaturas, y no había habido tiempo de estudiarla. Un juicio al que por otro lado me volvería a someter. Es lo justo cuando alguien quiere contar con la confianza de un colectivo, aun no siendo un trámite decisivo ni definitivo; siempre y cuando se aplicaran condiciones ecuánimes para con el resto de candidaturas, lo que a mi juicio no ocurrió, llegándose al absurdo de avalar listas y candidaturas individuales procedentes de otros municipios (en los que sí que existen círculos con capacidad de otorgar avales) sin tan siquiera leerse una mera reseña de quiénes eran ni saber a priori si alguien los conocía. Tampoco estaban presentes. Posteriormente a la Asamblea y una vez concedidos los avales se ha explicado muy someramente y adjuntado esta información en el Acta. Que cada uno valore como considere en función de esta información si era o no adecuado otorgar el aval automático sin análisis y si pudiera haber en esas candidaturas elementos que las invalidasen atendiendo a los mismos o similares criterios que trataron de aplicarse a la mía.
La diferencia que aparentemente me hace meritorio del trato distintivo frente al resto de compañeros que presentaron candidaturas tanto al Consejo Ciudadano como a la Secretaría General es participar en otro partido político local, Acción Plural, que ha defendido los mismos principios de empoderamiento de la ciudadanía y democracia participativa que Podemos, desde mucho antes que existiese Podemos. Esta doble pertenencia queda recogida claramente en el Acta de la Asamblea, con aseveraciones tajantes que no fueron tales, pero no se hace mención ni mucho menos clara a las múltiples argumentaciones que la justifican. Por otro lado, como también mencioné, Acción Plural se encuentra en un proceso de reestructuración y debate sobre cuál será su función en un futuro en el marco político de nuestro pueblo, habida cuenta de que su Asamblea ya ha expresado su voluntad de no continuar trabajando con una estructura orgánica de partido y estudiar la posibilidad, llegado el caso, de disolverse como tal o transformarse en una organización, asociación o foro de debate de propuestas sociales y políticas para nuestros pueblos. Por eso hablo de participación o pertenencia y no de militancia. Si sobre el papel Acción Plural sigue siendo un partido político “al uso”, que tampoco lo fue nunca, es porque debe seguir apoyando mientras dure la presente legislatura el trabajo del concejal conseguido en las pasadas elecciones municipales, recogiendo propuestas de ciudadanos y colectivos para materializarlas en los plenos y servir de enlace con la ciudadanía de toda la documentación que el propio ayuntamiento no ofrece de oficio para garantizar la transparencia. Además, por responsabilidad con los votantes que confiaron en la lista electoral para esta legislatura. En cualquier caso, esta supuesta doble militancia tampoco entra en conflicto con el código ético de Podemos, que es al fin y al cabo lo que se tendría que haber juzgado durante la Asamblea. Eso quedó demostrado, aunque no esté recogido en el Acta, por lo que podría aventurarme a decir que hubo algo más que un cambio de criterio con el único objetivo de avanzar porque se estaba haciendo tarde.
En cuanto a la supuesta maniobra orquestada desde Acción Plural para hacerse con el control del Círculo, en fin, hay cosas que por mucho que se empeñen algunos y se repitan hasta la saciedad se caen por su propio peso. Desde el punto de vista estratégico sería matemáticamente imposible que esto pudiera suceder. Ateniéndose únicamente a los inscritos en El Escorial contamos con más de 150 personas frente a solamente 2 señaladas como "infiltrados". Ni que decir tiene que la proporción se dispara si unimos también a San Lorenzo. Muy seguros tendrían que estar estas dos personas de sus oscuras intenciones y sus malas artes para atreverse a acometer tal campaña. Eso, o presuponer que el Círculo está lleno de personas sin conciencia ni criterio propios y fácilmente manipulables. Descartamos también los mecanismos propios que todos los grupos con vocación democrática y plural poseen para no otorgar credibilidad a los oportunistas. Es muy sencillo, consiste en no votarles llegado el caso o revocarlos en cuanto se demuestra que no son lo que aparentaban. Podemos cuenta con instrumentos eficaces para garantizar que la voluntad de unos pocos no se imponga sobre el resto.
Considerando otros elementos para desmontar esta teoría, ninguno de los compañeros y compañeras que han decidido agruparse en una lista para apoyar el documento político-organizativo que presenté ha pertenecido o colaborado nunca con Acción Plural. Incluso hemos optado por dejar incompleta la lista para que, aunque hipotéticamente obtuviéramos la mayoría de los votos, en el Consejo estuvieran presentes otras opciones. Si no hablo más de mis compañeros es porque considero que son personas adultas y responsables para defender sus ideas sin la intervención ni las directrices de nadie. Tan sólo decir que durante la asamblea se les propuso en no pocas ocasiones presentarse como candidaturas independientes, lo que a mi modesto parecer, sonaba a velada amenaza para no conseguir el aval si me acompañaban en una lista conjunta.
Por otro lado, se cuestiona mi comportamiento ético ante el Círculo aludiendo a ciertos informes. Desconozco por completo de qué informes se habla, ni cuándo se presentaron públicamente, ni quién los elaboró ni, sobre todo, cuál era su contenido o qué los motivó. Puedo presuponer que se trata de la firma por mi parte y de otros miembros de Podemos de un documento para la propuesta de creación de un Círculo territorial circunscrito al término municipal de El Escorial, tal y como se viene propugnado desde Podemos. Este hecho, que sí puede ser cuestionable desde el punto de vista de la oportunidad del momento, cumplía escrupulosamente con las directrices establecidas por Podemos para la creación de círculos e iba a constituir sin duda un requerimiento obligado desde "Madrid" y que aparentemente no se tenía intención de acometer. No suponía una situación de ilegalidad o cohabitación territorial con el actual, y legítimo por mi parte, Círculo Los Escoriales. La propuesta era precisamente eso, una propuesta que debía continuar con los trámites establecidos, consensuado con todas las posibles iniciativas paralelas que pudieran surgir en el mismo territorio. Como se hizo. Plantear opciones alternativas que respeten las reglas de juego establecidas, por muy contrarias que pudieran ser a las que hasta ahora se han venido aplicando, no puede calificarse como un ataque a la legitimidad del Círculo, que sí a los modos de unos pocos, sino un ejercicio democrático. Lo contrario sería moverse en un terreno muy peligroso de abanderarse como único valedor de un principio que decimos tratar de proteger, arropándose en una supuesta mayoría que nos apoya incondicionalmente. Más o menos a lo que nos tienen acostumbrados los distintos gobiernos que se han sucedido en nuestro país.
También salió a relucir, como no podía ser de otra manera, el asunto de EscoEncuentros. Para los que no conozcan EscoEncuentros, se trata de un foro surgido inicialmente con el nombre de “Bizcocho para todos” antes de que apareciera Podemos. El objetivo era establecer un marco mínimo común de ideas y propuestas destinadas a elaborar los programas electorales de los que pudieran presentarse a las elecciones municipales de ambos pueblos, independientemente de que lo hicieran cada uno por libre o cualquier tipo de agrupación. Fue promovido por ciudadanos no vinculados con ningún partido al que sí se invitó a participar a varios partidos y organizaciones y todo ciudadano que lo deseara. Podemos también fue invitado a participar cuando surgió el Círculo Escoriales pero desde su Asamblea se declinó la invitación como grupo aunque algunos de sus miembros acudieron a título individual. El hecho de que yo participara con Acción Plural, una de las organizaciones firmantes del manifiesto, me llevó a colaborar con EscoEncuentros aunque no hubiera sido el motivo condicionante. Me comprometí a que, si era elegido para formar parte del Consejo Ciudadano de Podemos El Escorial, como portavoz del sentir de la Asamblea Ciudadana y si así se me solicitaba, a dejar de acudir a EscoEncuentros, incluso a título individual, anteponiéndolo a mis convencimientos personales. Un compromiso que no se exigió ni se insinuó para otras candidaturas en las que pudiera haber integrantes de colectivos firmantes del manifiesto de EscoEncuentros. Es más, no se exigió ni se insinuó absolutamente nada del resto de candidaturas, avalándose automáticamente incluso eximiéndose a algunas de una simple presentación personal porque no hacía falta decir nada que ya no se conociese.
Realmente sí que hubo una pequeña alegación por mi parte a la lista presentada para San Lorenzo de El Escorial y que era extensible, cuando le llegase el turno, a la de El Escorial. Fue en realidad una sugerencia sobre la conveniencia de presentarla como “la lista propuesta por el Círculo”. Fue una sugerencia, porque igualmente pensaba votar a favor de concederle el aval, que, una vez más fue considerada como un ataque al Círculo. Considero, y así lo manifiesta el reglamento de procesos municipales de Podemos, que el Círculo ha de mantener la independencia de este proceso, siendo y pareciendo imparcial ante cualquier candidatura que se presente. Presentar a una de ellas como la propuesta del Círculo, le da un carácter de “oficial” y en clara desventaja frente a las alternativas. La principal razón esgrimida para actuar de esta manera, y nuevamente para atacarme, es que los miembros de la lista llevan mucho tiempo trabajando en el Círculo y en sus Comisiones y que, por tanto, ¿son más de Podemos que otros? ¿Dónde establecemos el límite temporal para juzgar la valía y el compromiso con el proyecto? ¿4 meses, 8 meses? Al año no llegamos porque no existía el Círculo. ¿No se puede valorar acaso el haber defendido los mismos principios y haber trabajado por ellos desde hace años aunque llamándose de otra manera o sin tener nombre?
[Debemos ser generosos con todas aquellas personas que hasta ahora no han compartido camino con nosotros pero que, sin renunciar a su identidad, quieran asumir que el nuestro es el mejor método para trabajar por el cambio y nuestro discurso el que puede articular una mayoría popular nueva. Las candidaturas de Podemos deben estar abiertas a todos aquellos que hayan demostrado su compromiso por el cambio y la ruptura democrática sin mirar qué carné tenían o llevan en la cartera, sino su lealtad y honestidad para trabajar con Podemos] … Y no lo digo yo.
Por último, después de todo lo dicho que no es poco, me gustaría zanjar al menos por mi parte esta defensa de mis motivaciones ante el ataque que he sufrido, porque no debe ser el objetivo del proceso en el que ahora estamos inmersos, y que no es otro que el de dotar a Podemos de una herramienta de actuación municipal para El Escorial y San Lorenzo eficaz y ejemplar que convenza y haga posible el cambio que se viene reclamando desde hace tiempo. Habida cuenta además de que por lo que se dijo en varias ocasiones en la Asamblea, era una buena persona y no quiero tener que negarlo. Por tanto, por mi parte, voy a hacer un ejercicio de contención personal no entrando a valorar las situaciones personales de nadie, ni lo que haya hecho en el pasado o me hubiera parecido que haya hecho en función de informaciones parciales. Me limitaré a analizar las otras propuestas en las que hay muchas y buenas ideas sobre lo que se quiere que sea Podemos en nuestros pueblos, especialmente las del documento de Alejandro Martín, y a explicar y corregir las mías. Cualquier otra cosa que se salga de ahí la aparcaré para rebatirla o dejarme convencer en otro momento. Hay mucho trabajo que hacer y muy poco tiempo para llevarlo a cabo.
submitted by miguel_perales to podemos [link] [comments]